Noticias

Presentación No lo llames Pasión

El próximo sábado 19 nos vamos de presentación!!
Estaré en Alcorcón, en el Atelier de Fábula (Avda. de Lisboa 8, post.) a las 12.30 para hablaros sobre No lo llames pasión, sobre sus personajes, sus historias… y si me preguntáis, tal vez os cuente lo que tengo pendiente para este año o como voy con NLLD… ya veremos.

¡Os espero a tod@s!!

La imagen puede contener: texto

 

Presentación en Logroño

Y por fin llegó el día. Hoy a las siete y media Noe Casado y yo estaremos en Logroño, presentando Inútil Ilusión Traicionera y No lo llames amor.

Os esperamos!!
27337115_1664300620283368_1992196951102525185_n

¿De verdad de la buena?

Este relato/artículo tiene ya unos añitos, creo que la escribí en 2011 o 2012, pero creo que sigue siendo igual de actual. Espero que os riáis un rato con ella 😉

 

¿DE VERDAD DE LA BUENA?
Hoy he estado hablando de un tema “erótico/festivo” con mi compañero de curro: Los penes, sus tamaños, grosores y colores… Ups pensareis, ¡vaya temita para hablar en el trabajo! pues no… un tema de lo más normal, vamos, un tema del día a día. Después de darle a la lengua durante una horita –tenemos poco trabajo, en efecto- hemos llegado a una conclusión: lo que nos gusta a las mujeres de nuestros protas masculinos cuando leemos nuestras novelas, no se corresponde en absoluto con lo que realmente nos gusta y esperamos de nuestros chicos.
¿No me creéis? Pues os pienso demostrar con argumentos, el por qué de esta afirmación tan categórica.
'David'_by_Michelangelo_JBU10
Los protas masculinos de nuestras novelas tienen un aguante superior a la media (5/7 “actos amatorios” en una noche es superior incluso a la “alta”), la duración del acto en si es eterna… siempre nos hacen sufrir dos o tres orgasmos antes de satisfacerse ellos mismos (vamos, media hora mínima solo de “mete/saca), así mismo su tiempo de reacción es fulminante (tienen un orgasmo y en menos de cinco minutos ya están con la “antena parabólica” en marcha otra vez), y por supuesto son insaciables (no contentos con 5/7 en una noche, repiten la jugada una y otra vez y otra durante los siete días de la semana) y esto que a nosotras nos pone los ojos como platos, si lo extrapolamos al mundo real, nos pondría “otra cosa” en carne viva, o como poco con escoceduras bastante importantes… y eso por no hablar del coñazo, sip, COÑAZO, que sería estar toda la noche, cada una de las noches de la semana, dale que te pego…
En serio, yo me imagino a mi marido en ese plan A DIARIO, todos los días del año… Y me da un pasmo!
Me imagino la conversación del tercer día a un ritmo de 7 polvos diarios:
-Niño, tate quieto… que HOY tengo sueño…
-Mmm –aquí él me da besos, arrumacos, caricias y me convence.
-Mmm –aquí yo me dejo convencer.
Del cuarto día:
-Niño, tate quieto… que hoy no tengo ganas…
-Mmm –aquí el me da besos etc…
-Pero qué pesadito que estás últimamente…
-mmm –más arrumacos…
-Bueno va… -acto seguido rezaría porque se diera prisa, porque de verdad, que HOY tengo sueño. Pero le pasa como al conejito de duracell… que dura y dura y dura… arggh.
Del quinto día:
-Niño… que te quedes quieto…
-Mmm –ya está dale que te pego con los puñeteros besos, las caricias aburridas y los arrumacos de niño malcriado.
-Que te he dicho que no me apetece…
-Mmm –y dale con los puñeteros arrumacos, este se tiene que estar tomando viagra o algo por el estilo…
-Bueno… pero rapidito –y mientras él se afana yo pienso en si habrá pastillas contra la fogosidad masculina y si se las podré echar en el café sin que se entere…
Del sexto día:
Una hora después de la normal de acostarnos yo sigo sentada en el sillón frente a la tele viendo la película más aburrida del siglo.
-Niña… ¿Nos vamos a la cama? -me pregunta él con ojitos tiernos.
-Nop, que está súper interesante –digo entre bostezos.
-mmm… -él se acerca a mí despacito.
-Uy que no me he quitado el maquillaje, ni tendido la ropa, ni fregado el suelo de la cocina… vete a la cama (tu solito) que en cuanto acabe te acompaño –digo acojonada al verle acercarse con “intenciones”
Hago todo lo que “supuestamente” me he dejado sin hacer y voy a la cama una hora después que él. El muy capullo esta despierto y con la lanza alzada.
-Niña te he echado de menos.
-Uffff -suspiro conmovida por su estoica espera y decido que bueno… que tampoco me hace falta dormir esa noche. Luego, por supuesto, me arrepiento por que la “cuestión” no dura poco. ¡Qué va! Dura toda la santa noche (a ver, 5 polvos no se echan en un ratito)
Del Séptimo día:
Media hora antes de la hora habitual de acostarnos me meto en la cama enfundada con el pijama más feo, viejo y zarrapastroso que tengo…
-Niña… te voy a comer entera.
-Mira capullo, como se te ocurra desenfundar te juro que te cojo la “pistola”, te la arranco y se la echo a la iguana de desayuno –gruño enfadada con una mirada tal que la “pistola” se convierte en pura gelatina ipso facto. Aprovechando esa bendita circunstancia, y antes de que su pene cambié de opinión y decida alzarse en armas, me oculto entre las mantas, lo más pegada posible al extremo de la cama y gruño, cual perro rabioso, avisando de que, sí, MUERDO, y cierro los ojos… «como se le ocurra acercarse lo mato» es mi último pensamiento.
¿En serio queremos chicos como nuestros protas, insaciables, con aguante y muchas, pero muchas ganas, a todas, pero a todas, horas?
Exacto, ya os decía yo que no…
Pero vayamos un poco más allá… hemos hablado de aguante, de duración, y de asiduidad… ahora vayamos a lo puramente físico, los penes.
Los de nuestros protas son grandes, largos, gruesos, imponentes todos ellos… blancos, negros, morados, rosados, con venas, sin venas… vamos, para todos los gustos, tamaños y colores (algunos de hecho, hasta cambian de color, pasando del rosa palo, siguiendo al rojo cereza y acabando en el morado explosión) Hasta ahí todo bien, bueno, bien siempre y cuando te gusten las cosas “grandes”… y seamos sinceras… ¿De verdad nos gustan TAN grandes?

Por poner un ejemplo, en “Pasión” de Lisa Valdez el pene del prota mide unos escalofriantes 27cm. En cualquiera de los de J.R. Ward, el glande cuando están en erección sobrepasa el ombligo (vamos… ni un caballo, probar a medir, mínimo 30cm) Los de Robin Schone rondan los 25cm… Kenyon anda también por esa medida… los que menos no bajan de 22cm… Guau!!! No está nada mal, ¿verdad? Pues no, está PEOR.

 

¿Alguna de vosotras se ha parado a coger un metro y comprobar cuánto son 22/25 o 27 cm? No, ya lo sabía yo. Pues mirad: Una botella de acuarius de un litro (la de toda la vida) mide ni más ni menos que 26 centímetros. Sip, uno menos que el pene de uno de nuestros protas, uno más que el de la mayoría de ellos… para comprobar cuanto son 22cm ir restando un dedo por centímetro… ufffff… incluso los “menos dotados” son… ATERRADORES.

En serio… pensarlo bien… una botella de acuarius “pa´dentro”… ¡Yo no, desde luego! ¡Ni de coña! No sólo no me cabe, es que además me desplazaría todos los demás órganos del cuerpo…  Se me quedaría el estómago a la altura de las tetas, o sea, la tripa a la altura del esternón y las tetas a la altura de la garganta… ufff.

 

Y hablando de gargantas… ¿alguien se plantea hacer una felación hasta el fondo a un pene de ese tamaño? GLUPS.

 

A eso, por supuesto hay que añadir, que si son “largos” también son “gruesos” algunos del tamaño de la muñeca femenina o más… de hecho para describirlos suelen usar la frase: “no se podía abarcar con los dedos de las manos” ¿Eing? O las protagonistas femeninas tienen los dedos muy cortos o las autoras exageran una pizca… pero vamos… una pizquita de ná.

 

Vamos, no solo son tan largos como una botella de acuarius, sino que son igual de gruesos o más. De verdad queremos que los penes de nuestros chicos tengan ese “tamaño” (por llamarlo de alguna manera).En fin, nuestros protas son tremendos, guapísimos y unos verdaderos “macho man” pero yo, sinceramente, me quedo con mi chico, normalito, con una asiduidad normal, una aguante relativo, una reacción post coital en el término medio, y un pene “adecuado” a mis necesidades (básicamente, que no me deje baldada ni ocupe lo que un melón).

1 besote
Noelia

¿Por qué una Script? Extras Besos Robados

Por qué, entre todas las personas que intervienen en un rodaje elegí que la protagonista de Besos Robados fuera la Script? A ver, siendo realistas no es una figura muy conocida dentro de los rodajes (más bien es totalmente desconocida). No tiene la popularidad de las actrices, los directores o los guionistas que son los que se suelen pasear por las alfombras rojas. También reconozco que no tiene el glamour que se le puede dar a una actriz en una novela, de hecho, hay poquísimos libros cuya protagonista sea una Script.

Entonces, ¿de dónde viene mi fascinación por estos profesionales?

De Superlopez.

Sip.

No sé si conocéis al gran Superlopez creado por el inigualable Jan… pues en uno de sus cómics, La gran superproducción, el director del periódico en el que trabaja Juan López (alter ego de SuperLopez) decide convertir la empresa en una productora  y hacer una película, Tronak el Kárbaro. Pasan una serie de cosas y SuperLopez se hace cargo del rodaje… y Luisa Lana se convierte en su script… y yo, que lo leí con 13 añitos me quedé a cuadros. ¿Qué narices era una script!!?? Y no os creáis que fue fácil averiguarlo, en aquella época (hace 33 años) no había internet ni nada por el estilo… así que me tocó ir a las bibliotecas, preguntar mucho e investigar bastante hasta que lo averigüé… y desde entonces, me fascinan las scripts… de ahí que Cristina fuera una Script.

BESOS ROBADOS_2000pxBesos Robados

 

Script. Extras Besos Robados.

La protagonista de mi nueva novela, Besos Robados, es una script… Y os preguntaréis que es una Script? Pues es la persona que, en los rodajes, se encarga de que el proyecto (serie, película, documental) tenga una continuidad visual, argumental, emocional, etc. Es la mano derecha del director, quien lleva apuntado todo lo que sucede en cada toma, quien mide el tiempo que dura dicha toma (por eso siempre van con un cronometro), quien da la entrada al “se rueda” con la claqueta y quien lleva un montón de fichas y libros (de los que no os voy a hablar aquí para no volveros locas) que controlan cada segundo de cada escena.
Y para que os hagáis una idea, la script es la culpable de gazapos tales como que, por ejemplo en Pretty Woman, el Croisant que se comía Julia Roberts acabara convertido en una tortita de un segundo a otro, o de que a Edward Cullen se le abrocharan y desabrocharan misteriosamente los botones de la chaqueta.

Interesante, verdad? Ya os iré poniendo mas cositas sobre script y rodajes…

BESOS ROBADOS_2000px41871783_2660617820630440_1492329697445412864_o42149073_2660617637297125_7548057624290263040_o

Feria del libro Madrid´18

Este año, como los anteriores, estaré firmando en la Feria del libro de Madrid.

Podréis encontrarme en la caseta 228 (Esencia) el sábado 9 de junio de 12.00 a 14.00

¡Os espero a todas!

Noelia Amarillo

Reflexiones sobre el primer amor

Es curioso esto del primer amor… Yo tenía 11 o 12 años cuando me enamoré por primera vez. Fue en San Juan, en Alicante. Mis padres habían alquilado un piso en una urbanización para pasar el mes de vacaciones, y había muchacho allí un año o dos mayor que yo, también de vacaciones, que me parecía guapísimo, con una melenita rubia y lisa que me chiflaba (y que aún hoy sigue siento mi peinado favorito para los chicos), alto (aunque en retrospectiva creo que no lo era tanto, porque me sacaba una cabeza y yo, en aquella época no era muy alta), delgado y risueño. Y siempre estaba rodeado de amigos.

Era la primera vez que mi familia y yo veraneábamos allí y no conocía a nadie, y como encima era una tímida recalcitrante, me pasaba las tardes en la piscina, sola (con mis padres y mi hermano), mirándolo con disimulo por el rabillo del ojo mientras escuchaba Thriller de Michael Jackson (y Smoooth Criminal, Human Nature y Billy Jean) en un radiocasete de los antiguos (que en ese momento era de lo más moderno que había), de esos que iban con cinta y que cuando se acababan las pilas se ralentizaba la canción y parecía que cantaba un borracho sin fuerzas.

Cuando sonaba esta canción, Thriller, el chavalín miraba en mi dirección y cerraba los ojos, como si estuviera muy atento a la música y la disfrutara tanto como yo. Así que yo me pasaba el día rebobinando la cinta y poniendo la canción de marras (a un volumen que según mi madre no había quien aguantara, pero claro, yo quería que él la escuchara y estaba a unos metros de distancia).

Y la cuestión es que, un día que mi madre bajó un poco más tarde a la piscina, el chaval se acercó a mí (¡¡A mí!!) y me preguntó si me gustaba Michael Jackson… (como para no gustarme, oía Thriller una media de 20 veces al día!). Por supuesto le dije que me volvía loca (Michael Jackson. A ver, él también, pero eso no se lo iba a decir). Y él me confesó que era fan total de Jackson, y que también le gustaban Duran Duran… ¡Y a mí! Y Spandau Ballet y Culture Club y Queen… y así pasamos la tarde, charlando de música. Y escuchando Thriller una y otra vez.

Sus amigos se unieron a nosotros al cabo de un rato y mi soledad autoimpuesta por culpa de mi timidez se acabó, porque ahora pertenecía a una pandilla.

Los pocos días que me quedaban de vacaciones los pasé en la piscina (menos las mañanas que tenía que bajar a la playa con mis padres), con ellos, escuchando a Michael Jackson, y a muchos otros grupos más.

Y lo curioso es que no recuerdo el nombre del chico, ni su cara, ni el color de sus ojos, ni si tenía los dientes torcidos o las orejas grandes. Pero, cada vez que escucho Thriller recuerdo el sol en la cara, el olor a cloro de la piscina, el frescor de la hierba y las risas, la ilusión y el despertar a la vida de un verano de hace 35 años.

No lo llames pasión

Pues eso, que No lo llames pasión ya está a la venta! Disponible en ebook y Papel, en todas las librerías (físicas y digitales).

Uff, estoy deseando que lo leáis!!!!!

No lo llames pasion

El ladrón de tiempo, Terry Prattchet

Tic

Las figuras grises y sin forma conocidas como los Auditores de la Realidad piensan que los humanos llevan demasiado tiempo desordenando el universo y poniéndolo perdido con su imaginación, su irracionalidad y su fantasía. Pero les está resultando demasiado difícil deshacerse de ellos, por lo que los Auditores han ideado un nuevo plan: detener el tiempo para dedicarse, sin más intromisiones, a su insulsa tarea de catalogar y organizar todo lo que existe.

Tac

El tiempo, sin embargo, tiene sus propios paladines. Los Monjes de la Historia trabajan desde su secreto monasterio para que los humanos puedan seguir jugando con el tiempo, ganándolo, perdiéndolo o regalándolo.

Tic

Mientras en la bulliciosa Ankh-Morpork un relojero especialmente dotado empieza a construir el reloj que marcará con toda precisión el tic del universo y detendrá el tiempo, en el lejano monasterio un joven de excepcionales cualidades inicia su aprendizaje junto al héroe de mil historias Lu-Tze el Barredor.

Tac

El tiempo avanza inexorable hacia su fin, y los cinco (¡no, no eran cuatro!) jinetes del Apocalipsis recorren el Mundodisco. Solo la Muerte sabe que tal vez el mismísimo Tiempo sea más humano de lo que debiera, que puede haber tenido un hijo y que, si quiere impedir el plan de los Auditores, necesitará la ayuda de la familia.

Ti…

En Ladrón del tiempo, la vigesimosexta entrega de la serie del Mundodisco, Terry Pratchett combina con su habitual maestría la sabiduría mística, las artes marciales, la física cuántica y la ironía para crear una deliciosa reflexión sobre lo que de verdad significa ser humano.

«Considérense agarrados por el cuello de la camisa mientras yo les grito: “¡Tienen que leer este libro!”»

The Washington Post

 

¿Cómo describir la escritura de Pratchett? ¿Cómo empezar a contar todas las sensaciones que produce? No puedo. Es imposible.

El Ladrón de tiempo es la novela nº 26 de la serie Mundodisco.

¿Qué es Mundodisco?

Es un “planeta” plano, con forma de disco, en cuyo centro están las montañas del Eje, y que está rodeado por el mar exterior, que cae por el borde infinitamente (recordemos que el planeta es plano), a su vez este planeta reposa a lomos de cuatro elefantes gigantes, que a su vez descansan sobre el lomo de una inmensa tortuga (Gran A´tuin) que nada tranquilamente por las aguas del universo.

La verdad es que me veo incapaz de resumir la novela, o incluso hacer una reseña de ella… porque… es tan divertida, tan extraña, tan acertada, tan afilada, tan critica, tan irónica, tan… todo, que solo puedo describirla con una palabra: PERFECTA… claro, que para mí todo lo que escribe Sir Terry Pratchett es perfecto, así que…

Os cuento un poco sobre sus personajes.

Por un lado está la Muerte. Hmm… pero eso no quiere decir que muera gente, no, cuando me refiero a la Muerte, me refiero a uno de los protagonistas de la novela. La Muerte. Sip… todos sabemos que es la muerte (dejar de vivir) pero La Muerte (con mayúsculas) es mi personaje favorito de Pratchett (junto con las Brujas, Rincewind, Los Guardias, Papa Puerco… en fin… junto con todos los demás personajes de Pratchett) En definitiva la Muerte es un ser no de carne y sí de hueso, que habla en mayúsculas, y se pasea por Mundodisco vestido con una túnica negra, una guadaña y relojes de arena apunto de agotarse, va recogiendo a la gente que se muere (bueno, a sus cuerpos no, a sus almas) y se los lleva a… algún sitio. Pero es que además La Muerte, tiene inquietudes humanas, quiere entender a los que le rodean, se siente solo (de hecho se creó un compañero para no estarlo tanto, La Muerte de las Ratas) ahhh… también tiene una nieta. (¿Cómo es eso posible? Ni idea).

Luego está Susan, (la antes mencionada nieta de La Muerte) es maestra de preescolar, puede salir y entrar del tiempo a su antojo, viajar por el espacio, montar a Binky (el enorme y blanco caballo de La Muerte) y bueno… hacer mogollón de cosas raras. Es una mujer única (en el mas amplio sentido de la palabra) y quieras qué no… eso la hace sentirse un poco fuera de lugar… hasta que su abuelo, la comenta como de pasada, que hay otro como ella… el hijo de Tiempo. (sip, sí La Muerte es un personaje, Tiempo es otro; mujer, para mas señas, se enamoró, o se enamorará, o está enamorada, y tuvo, o tendrá, o está teniendo, un hijo –es que siendo Tiempo, el tiempo para ella no tiene razón de ser…)

En ese momento, en otro lugar, a Barredor (sip, un barredor, de estos que llevan escoba y barren, para mas señas) le entregan un nuevo aprendiz… un chico capaz de rebanar el tiempo sin mover un pelo (rebanar… hacer rebanaditas pequeñas de tiempo y alargarlo muuuucho) y bueno, Luz Tse coge su escoba y decide enseña al chico… claro que de Luz Tse se dice que es un gran héroe, que ha vivido siglos y que es muy sabio… será cuestión de comprobarlo.

además, tenemos a Jeremy,  un relojero algo maniático, que busca la perfección en el tiempo y es capaz de crear el reloj perfecto que nunca se atrase… sólo que para crearlo debe salir de la dimensión de mundo disco… y si lo hace y lo pone en marcha, el tiempo se parará… también está algo… sonado, pero mientras tome su medicación no hay peligro. (Y la toma, qué sí, qué se la toma todos los días, que sí, hombre, qué no se olvida jamás de su medicación…)

A los cuatro, nop, cinco jinetes del Apocalipsis, que no es por nada, pero son un tanto… humanos… ya se sabe que cuando se vive con la gente se adoptan las posturas de la gente… Muerte, del que ya he hablado antes,  Guerra que tiene poca memoria y es un hombre felizmente casado, Hambre que ocupa sus pensamientos en…comer, y Peste… bueno… Peste es peste… ahhh y falta el quinto, que no pienso decir quien es.

En definitiva, es un libro que recomiendo encarecidamente, porque es maravilloso, excéntrico, irónico, adictivo y sobre todo… porque nos da muchísimo que pensar. No es un libro que deje indiferente, para nada. Es una obra maestra.

La sangre de los elfos, Andrzej Sapkowski

La sangre de los elfos

Título original: Krew elfów.

Andrzej Zapkowski

Ed. Alamut/bibliopolis

Traducción: José María Faraldo

256 págs. 18,95 euros.

ISBN: 978-84-9889-007-5.

Imagen de portada: Jaskier, el trovador…

“En verdad os digo que se acerca el tiempo de la espada y el hacha, la época de la tormenta salvaje. Se acerca el Tiempo del Invierno Blanco y de la Luz Blanca. El Tiempo de la Locura y el Tiempo del Odio, el Tiempo del Fin. El mundo morirá entre la escarcha y resucitará de nuevo junto con el nuevo sol. Resucitará de entre la Antigua Sangre, de Hen Ichaer, de la semilla sembrada. De la semilla que no germina sino que estalla en llamas. ¡Así será! ¡Contemplad las señales! Qué señales sean, yo os diré: primero se derramará sobre la tierra la sangre de los Aen Seidhe, la Sangre de los Elfos…”

Aen Ithlinnespeath, profecía de Ithlinne Aegli aep Aevenien

La sangre de los elfos es la tercera novela de la serie Geralt de Rivia, y aquí está el lío. Podría hacer un resumen, podría contar cosas… pero todo lo que cuente se convertirá automáticamente en spoiler del segundo libro, ya que a partir de esta novela, empieza la serie propiamente dicha.

El final del segundo libro “La espada del destino” nos introduce sin duda alguna en el principio de esta novela… por tanto si cuento algo de esta novela, por narices desvelo casi todo de la anterior… y así me va a pasar con el resto de libros que quedan por reseñar… ufff… ¡qué complicación leches!

Por tanto he decidido hacer lo mismo que han hecho los editores, no poner sinopsis ni resumen de los libros.

La Sangre de los elfos, es el primer libro de la serie propiamente dicho, me explico, no cuenta cuentos ni relatos, la narración empieza un poco más tarde del momento en que se quedó el segundo y continua en orden cronológico hasta que termina, no hay saltos en el tiempo ni hechos aislados. Todo se encadena de manera magistral, los cuentos del primer libro y los relatos del segundo eran un simple aperitivo en comparación a esta novela.

Aquí Andrzej nos muestra la prosa que le ha convertido en el escritor adorado en media Europa y parte del mundo que en estos momentos es.

Es ágil, es directa, es fresca, es irónica, es dura, es cruel, es divertida, y en momentos, es dulce.

Poco a poco va introduciendo personajes secundarios tan bien definidos que se convierten casi en protagonistas, otorgando a cada uno personalidad, motivos y hablar característico. De hecho, tan perfectamente los perfila que no es nada complicado quedarse con cada uno de ellos, y os aseguro que son muchos.

Este yo creo que es libro más dulce de la serie, más… tierno. Ciri está presente en toda su estructura, puede que no fisicamente, pero sí en la mente de Geralt, de Triss, de Yennefer… es el motivo por el cual todos se mueven, y cuando digo todos es TODOS. Porque todos, absolutamente todos los personajes de este libro tienen algo con Ciri… los brujos de Kaer Morhen la enseñan y acogen como a una hija, de hecho es hasta gracioso ver a esos hombres fuertes, duros, supuestamente sin sentimientos caer rendidos ante la nariz de una mocosa… la hechicera Triss la quiere como a una hermana, Yennefer la convierte en lo que no puede tener por si misma, Geralt la adora… los reyes la buscan para… mmm… es la ultima heredera al trono de Cintra… ejem… el emperador Nilfgaardiano la busca más o menos por lo mismo, los hechiceros la buscan por otras cosas, los espías la buscan… ufff…

Ciri es una niña de apenas doce años, escondida en dios sabe donde, o como dice el autor, en un lugar de cuyo nombre no quiero acordarme… (muchas veces encontramos frases de este tipo en el libro, frases que nos recuerdan grandes palabras de la literatura europea, tales como el Quijote, es parte de la grandeza de Zapkowski y Faraldo, autor y traductor respectivamente) y supuestamente, por sus venas corre La Antigua Sangre… de hecho ella es la última representante de esta estirpe, una sangre “magica” de la que todos quieren su pedazo… pero lo dicho, no cuento mas…

A todo esto… que se me ha olvidado comentarlo, ha estallado la guerra… Nilfgaard ataca a todos los reinos del norte, éstos se defienden… los humanos mueren, los Elfos atacan, los enanos toman posición por uno y otro bando, los hechiceros luchan, los bardos escriben poemas de las batallas, y los brujos intentan seguir siendo neutrales… aunque va a ser complicado para uno de ellos conseguirlo.

En este libro empieza a tomar forma la política que mueve el mundo que inventa Sapkowski, la manera de pensar de las diferentes razas… cosa que se multiplica por mil en el siguiente libro… Tiempo de odio… pero esa ya es otra historia.

Este es un libro súper rápido, con una narración muy intensa. El único pero… que no acaba, no es auto conclusivo… a ver, se cierran algunos frentes, pero quedan abiertos tropecientos mil, menos mal que la solución es muy sencilla… comprar el siguiente. Jeje.

La espada del destino, Andrzej Sapkowski

 

51ukfp3za4l-_sx317_bo1204203200_

La Espada del Destino

Serie Geralt de Rivia II

Andrzej Sapkowski

Ed. Bibliopolis/Alamut

Traductor: J. M. Faraldo

ISBN: 978-84-9889-005-1

La vida de un brujo cazador de monstruos no es fácil. Tan pronto puede uno tener que meterse hasta el cuello en un estercolero para eliminar a la bestia carroñera que amenaza la ciudad, intentado no atrapar una infección incurable, como se puede encontrar unido a la cacería de uno de los últimos dragones, en la que la cuestión no es si los cazadores conseguirán matar a la pobre bestia, sino qué pasará cuando tengan que repartirse el botín. Magos, príncipes, estarostas, voievodas, druidas, vexlings, dríadas, juglares y criaturas de todo pelaje pueblan esta tierra, enzarzados en conflictos de supervivencia, codicia y amor, y entre ellos avanza, solitario, el brujo Geralt de Rivia.

 

Es un libro de cuentos largos y unidos entre si en el tiempo… ya no son relatos que empiezan y acaban, sino que se entrelazan unos con otros…

Al igual que en “El último deseo” estos cuentos son auto conclusivos, pero, no nos relajemos, porque muchas de las cosas que pasan en ellos son importantísimas para el desarrollo de toda la serie.

En todos los relatos hay un denominador común… la NO creencia de Geralt en el destino. El Destino no tiene poder para decidir su vida, sus andanzas o las decisiones que toma.

El Destino por supuesto no está de acuerdo y se empeña en demostrarle lo contrario… es decir, que todo lo puede.

Las fronteras de lo posible.

Geralt está en el camino, busca curro, como casi siempre, y está sin un chavo, también como casi siempre. Ser brujo está muy mal pagado, muy mal considerado y además es muy peligroso.

Se encuentra con un hombrecillo, Tres Grajos, que a simple vista no es nada del otro mundo, algo fofo, normal hasta decir basta, y que va acompañado de dos mujeres espectaculares, Zerrakianas, para más señas, que son sus guardaespaldas. Mujeres guerreras a las que es mejor no molestar no vaya a ser que te corten los cojones. Estas mujeres casi sienten adoración por el.

Tres Grajos resulta ser un buen tipo, agradable y dicharachero. Le apetece compañía, y cosa rara, no ve nada malo en charlar con el brujo. Juntos hacen camino hasta llegar a las fronteras del reino, donde son retenidos, nadie puede atravesarlas.

¿Por qué?

Porque en este reino hay un dragón y el rey quiere cazarlo. Más bien, quiere que los demás lo cacen y llevarse el los laureles… y el tesoro, por supuesto.

Parados sin posibilidad de continuar, se encuentran con Jaskier, que también espera a ver si puede ir a ver el dragón… quiere hacer un relato en verso sobre su captura y exterminio.

Al poco llega Dorregaray, un hechicero que los avala y gracias a el, consiguen traspasar las fronteras.

Allí se encuentran con gente muy diversa. A parte de Tres Grajos y sus dos Zerrakianas.

La cuestión no es tanto como matar al dragón, sino qué se va a hacer luego con el dragón… quien se quedará el cuerpo, los tesoros…

Hechiceros que quieren ver al dragón muerto para conseguir así uñas, escamas y demás cosas precisas para sus hechizos y pociones.

Cazadores de dragones, que quieren matar al dragón para hacerse con una parte del tesoro.

Un caballero andante que solo busca exterminar al dragón porque es un ser cruel y malvado.

El rey, que quiere conseguir la mano de una princesa, y la única condición que ha puesto el padre de esta es que mate a un dragón.

Dorregaray, que aunque también es hechicero piensa que el dragón no debe ser exterminado ya que es un ser vivo y hay que respetarlo…

Tres Grajos con sus dos Zerrakianas, que se autonombra como un simple espectador.

Y Yennefer… la hechicera de la que Geralt estuvo (está) locamente enamorado, y a la que abandonó tras vivir unos meses juntos y sentirse demasiado atado, ella busca en el dragón y su poder mágico, la solución a su infertilidad.

Piden ayuda a Geralt para matar al dragón, pero el se niega, no mata dragones. No mata a seres inocentes. Y no lo hace porque el código del brujo se lo prohíbe… eso sí, tampoco tomará partido ni defenderá al dragón, porque es neutral… la cuestión es si el destino se lo permitirá.

La codicia del ser humano, la traición, la avaricia se dan la mano en este relato, en el que además nos enteramos de que Geralt y Yennefer están hechos el uno para el otro… o al menos así lo dicta el destino… un destino en el que ninguno de los dos cree.

Por que para que lo que esta predestinado se cumpla, hace falta el destino… y algo más.

Esquirlas de Hielo.

Han pasado unos meses desde el episodio del dragón y Geralt y Yennefer viven juntos en una ciudad, cuyo nombre traducido es Esquirlas de Hielo. No cuento más.

Sapkowski nos cuenta en este relato, a base de diálogos perfectos y muy personales, la relación y los miedos de ambos protagonistas.

Bajo MI opinión, y tras haber leído por enésima vez este libro, tanto Geralt como Yennefer se ven a si mismos como lo que los demás ven de ellos, no como lo que son.

Geralt es un brujo, no tiene sentimientos, no tiene opiniones políticas, no se mete en nada y mantiene su neutralidad a toda costa.

Yennefer es una hechicera, fría, calculadora, insensible y ambiciosa.

Pero esto es solo lo que los demás ven de ellos, en este relato, si prestamos atención vemos como son ellos realmente aunque ni ellos mismos lo vean.

Por supuesto el Destino se empeña en que deben estar juntos… Geralt se empeña en que el Destino no existe… Yennefer se ríe del destino.

El destino nada puede… a no ser que venga acompañado de… algo más.

Fuego Eterno

Este relato me encanta!! Sigue la cronología de la vida de Geralt, él y Jaskier llegan a una ciudad, allí el bardo se encuentra con un amigo suyo, mercader… perooooooo resulta que no es un mercader sino un mímico, un ser mágico que ha tomado la forma del mercader y le está suplantando… aparece por supuesto el mercader real y todo se lía de mala manera.

Los mímicos no son seres humanos, sino escoria, monstruos… Geralt, volvemos a lo de siempre es un brujo. A todo esto en esta ciudad reina la religión, una religión por cierto, casi fanática que domina con mano de hierro, cual inquisición la vida de los habitantes.

El destino vuelve a hacer de las suyas. Geralt como brujo debe cazar al monstruo… pero el monstruo no es tal monstruo… es un ser simpático, inteligente e inofensivo que solo busca vivir su vida…

Una sátira hacia los poderes establecidos, la religión, el pensar mal de los demás sin conocerlos… en definitiva, las apariencias engañan. Este relato es súper divertido, súper ágil, súper rápido de leer… creo que ya lo he dicho antes. ME ENCANTA!

Un pequeño sacrificio

Un príncipe humano, una sirena, un monstruo oculto en las profundidades del mar, Jaskier, Geralt… una mezcla imposible de soslayar.

El amor de un hombre y una sirena, dos razas distintas, dos cuerpos distintos, imposible de juntarse… a no ser que el destino haga de las suyas. Pero… el destino no existe, para que se cumplan sus designios hace falta algo más.

Un relato precioso, donde conocemos mejor a Jaskier, el bardo, que aunque cobarde, putero, viva la virgen y descerebrado, es el mejor amigo de Geralt… no solo eso, se considera su mejor amigo, y cuando el mar tapa la salida, cuando Geralt se queda casi atrapado entre las rocas, el agua y los monstruos y Jaskier está “casi” a salvo… cuando el brujo experto pelea con su espada de plata mientras el bardo inútil no tiene mas que echar a correr para salvarse…

Un relato precioso, muy detallista, donde Geralt se abre más, donde podemos ver lo que piensa, lo que siente y como es… a pesar del destino… porque no solo el destino domina su vida… hace falta… algo más.

La espada del destino

Brokilon es el bosque donde viven las Driadas, mujeres siempre jóvenes que se enfrentan con arco y flechas a los humanos que tratan de talar el bosque. Mujeres que luchan por su existencia y tienen las manos llenas de sangre. Mujeres mágicas, seres de cuentos de hadas.

Cuando un hombre entra en Brokilon es muerto al instante.

Cuando una niña entra el Brokilon, es convertida en Driada, y olvida su mundo anterior.

Una niña ha entrado en Brokilon… Geralt intenta que las driadas la dejen libre… pero… no es solo una niña, es el destino del que huyo hace años, la niña de la sorpresa, la nieta de Calanthe, la hija de Pavetta y erizo… Y Geralt no quiere saber nada del destino, porque para que este se cumpla, es necesario el Destino… y algo más.

Un cuento impactante, donde vemos a Geralt luchar contra el Destino… donde conocemos a uno de los personajes principales de la saga, Cirilla. Os recuerdo el cuento del libro anterior, “cuestión de precio” Me darás aquello que ya posees y de lo que aún no sabes. Volveré a Cintra dentro de seis años, para comprobar si el destino me ha sido benigno.

Pero como siempre… no es el destino quien manda… hace falta… algo más.

Algo más

En mitad de un páramo un puente, en mitad del puente un carro atorado y un mercader que intenta liberarlo.

Bajo el puente esqueletos humanos.

La noche se acerca.

Los monstruos acechan.

Geralt tiene que luchar contra los monstruos para que el mercader salve la vida.

Un relato breve, muy breve. Un vistazo atrás. Un canto a la honradez y la bondad. Un encuentro con el pasado. Una terrible desgracia.

El Destino se burla de Geralt, porque amigos míos, el Destino es muy listo, y si Geralt necesita algo más para plegarse a él, el destino le da lo que precisa… le da… algo más.

La Espada del Destino tiene dos filos, y uno de ellos… eres tú.

En definitiva, en este libro la prosa de Sapkowski se hace aun más ágil, más profunda. Nos deleita con descripciones detallistas, con los personajes enfrentados a sus sentimientos, a su destino.

Con maestría extraordinaria coge los hilos de los cuentos del primer libro y los une a este… y algo más.

Cuando cerré el libro tras haberlo leído por cuarta vez, lo hice con una sonrisa en los labios, con un pálpito en el corazón y con la mano puesta en el lomo del tercero.

De verdad, leerlo. Merece mucho la pena.