La locura de lord Ian MacKenzie

414vs0qw2b-l

 

amazon-logo_white1_v277988397_-_cb277973043_

Es la primera vez que leo un libro en el que el protagonista está loco de verdad. En serio.

Ian Mackenzie no es un hombre al que llamen loco porque es impulsivo (que lo es) ni porque diga exactamente lo que le viene a la cabeza (que lo dice) ni porque se comporte en ocasiones de manera extraña (que lo hace) le llaman loco, porque está loco… o tal vez no.

Lord Ian Mackenzie padece el síndrome de Asperger, una clase de autismo que se caracteriza por la imposibilidad de quien lo padece de reconocer sentimientos (propios o de los que le rodean), lo que le lleva a un montón de problemas a la hora relacionarse socialmente… y eso, a finales del siglo XIX, en la alta “suciedad” saturada de dandis vanidosos y ególatras, jovencitas virginales prestas a desmayarse a la menor palabra “subida de tono”, matronas severas, y en definitiva, resto de especimenes aristocráticos sin mucho cerebro pero con mucha bocaza, pues es un verdadero problema para nuestro protagonista.

Pero ojo, Ian es mucho Ian, y está decidido a hacer lo que le venga en gana. Y lo que le viene en gana es casarse con Beth Ackerley, una viuda que acaba de heredar una gran fortuna, hecho este que la ha convertido en una mujer digna de ser seducida por el aristócrata arruinado de turno, que por si fuera poco es un nefasto coleccionista de tazas Ming, lo que indigna considerablemente a Ian.

Y así comienza esta historia. Lo que pasa después no os lo pienso contar.

—¿Un excéntrico?

—Está como una cabra. El pobre tipo se ha pasado la mayor parte de su vida internado en un sanatorio mental, y ahora anda suelto sólo porque su hermano, el duque de Kilmorgan, se niega a encerrarlo de nuevo. Pero no te preocupes —Mather le tomó la mano—, no tendrás que verle a solas. Es una familia escandalosa. No debes hablar con ninguno de ellos si no estoy contigo, ¿entendido?

Este libro me ha sorprendido gratamente, en primer lugar por sus descripciones acertadas, detalladas y breves, que no solo no caen en el aburrimiento, sino que enganchan totalmente. En segundo lugar por los diálogos fluidos y perfectos con que la autora nos deleita, y en tercer lugar y más importante, por la historia tan inusual que nos cuenta y por el protagonista masculino tan especial que tiene.

Ian es un ser encantador, sensible aunque él no se dé cuenta, adorable por dentro aunque de trato brusco por fuera. Un hombre del que me he enamorado irremisiblemente. Alguien capaz de los sentimientos más hermosos pero incapaz de expresarlos en palabras. Un hombre, que si hubiera sido débil o se hubiera dejado llevar por los tremendos y crueles hechos de su pasado, se hubiera perdido en el difícil mundo que le rodea, pero que, contra todo pronostico, ha surgido de sus cenizas. Gracias al apoyo de su extraña y atípica familia, y a su insuperable fuerza de voluntad, ha conseguido ser él mismo y mostrarse ante la sociedad tal y como es, sin importarle el que dirán, o los desprecios a los que tiene que enfrentarse. Impulsivo, sincero, seductor, inocente, carismático… no os dejará indiferentes. De hecho, os pasará lo que a mí, caeréis a sus pies.

Beth por su parte, también es una protagonista poco usual, es una mujer, no una jovencita virginal.  Es la viuda de un hombre excelente, a la vez que pobre, del que estuvo muy enamorada, y acaba de convertirse en rica gracias al fallecimiento de la anciana que la empleaba como dama de compañía.

Beth es una mujer de armas tomar, que no se arredra ante nada, que no juzga a nadie ni permite que nadie la juzgue, que no se asombra ante las extravagantes frases que le dice Ian, y si todo esto no fuera poco, es súper perceptiva y tiene una gran empatía. En serio, es del tipo de personas que no se limita a “oír” lo que le dicen, no. Ella escucha, escucha de verdad. Y a Ian le escucha a la perfección, mejor que nadie. Incluso las cosas que él no dice.

—Si le dijo que soy la mujer más hermosa de Londres —intervino Beth con rapidez—, mintió. Perdone que le haya llevado a sacar unas conclusiones equivocadas

Pero no es solo la pareja principal lo que ha hecho que me enamore del libro, que va. A Ian y Beth hay que unirles la familia de Ian. Los excéntricos, algo cínicos, y nunca típicos hermanos Mackenzie.

Mac, de profesión… artista (dejémoslo ahí, que no quiero desvelar demasiado) un bohemio que tuvo ciertos problemas en el pasado, dichos problemas le llevaron a… su situación actual.

Cam, de profesión… amante de los caballos (también lo dejo ahí) un hombre abierto, simpático y natural… demasiado para el mundo aristocrático al que pertenece.

Hart, de profesión Duque. Y menudo Duque! Obsesionado con la política y el poder… con alguna que otra perversión y que es, o fue (quien sabe) el ángel de la guarda de su hermano Ian (un ángel oscuro, manipulador y cínico, pero ángel al fin y al cabo)

Ninguno de los hermanos Mackenzie ha tenido suerte en el amor, de hecho, incluso da la impresión que están abocados al fracaso… pero, eso no puede ser posible. Son encantadores, misteriosos y excéntricos. Su vida esta llena de escándalos y perversiones… o al menos eso dicen los rumores de la alta sociedad…

En definitiva, puedo asegurar que este es uno de los mejores libros que he leído nunca. Es apasionado, sensual, arrollador… es un libro con muchísimo carisma.

Mi nota… mmm. Del uno al diez, le doy un 15.

2 respuestas a “La locura de lord Ian MacKenzie

  1. Para mí este libro fue todo un descubrimiento y en parte gracias al protagonista, Ian, y Beth es el complemento perfecto para él. Toda la serie me encaaanta y me gustaría que siguieran publicando a esta autora.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s