Call my by your name.

nullPues no sé qué decir de esta película… Es atrevida, sensual, erótica, valiente, intensa, real pero a la vez la primera media hora o tal vez un poco mas, me ha resultado muy lenta y el último tramo de la película muy rápido. Pero vayamos por partes.

Estamos en 1983, en Italia. Un matrimonio con un hijo de 17 años, Elio, acogen en su casa a un académico, Oliver, con el que intercambian, ademas de conocimientos, seis de semanas de vacaciones. Están en un pueblo, y lo único que hay para hacer, ademas de tener conversaciones eruditas, es bañarse en el río, leer, salir con los amigos, hacer excursiones al campo y por la noche ir a una especie de “fiesta pueblerina” con orquesta. Y, con esas premisas, el director va tramando una historia de amor, deseo, descubrimiento y sinceridad que atrapa sin remisión.

A través de los ojos del joven Elio descubrimos el amor, la pasión, el sexo, vemos como poco a poco va aprendiendo a conocerse a sí mismo. Como va descubriendo facetas de su personalidad, como aprende a ser valiente, a atreverse a ir a por lo que quiere.

Oliver representa la madurez, también un poco la picaresca de quien ya sabe qué le gusta y qué no. Qué quiere y qué no. Qué puede ser peligroso y qué hay que ocultar. Es un hombre que se conoce a sí mismo y en ocasiones representa la sensatez tentada… y sometida, o al menos así me lo parecía a mí.

Me ha gustado la historia, mucho. Aunque creo que es una película que tendré que volver a ver mas de una vez para lograr alcanzar todo lo que nos cuenta. Es un filme valiente y atrevido que no va con medias tintas, muestra la sexualidad sin ambages, sin dulcificarla, sin someterla a “revisión” o hacerla parecer un cúmulo de posturas “bonitas”. Al contrario, nos muestra la sexualidad descarnada y real, con caricias que nos hacen estremecer por su etérea fragilidad y escenas de sexo como las que cualquiera de nosotros hemos podido disfrutar. Explora la sexualidad y la muestra como realmente es, porque que queréis que os diga, el sexo no es dar vueltas sobre la cama en una estudiada coreografía para enseñar unos glúteos duros, unas tetas firmes y unos abdominales marcados. El sexo es sucio, es el polvo del suelo, es la rapidez de la pasión, el choque de dos cuerpos, el sudor en la cara, la saliva en la boca, el semen sobre la piel.

Sobre los personajes:
No me gusta Oliver. De hecho me ha costado que me cayera bien. Me ha parecido muy pagado de sí mismo. Es un hombre que se sabe guapo y se le nota. Aunque conforme lo fui descubriendo me fue cayendo mejor… pero no demasiado, la verdad.

Elio sin embargo me encanta, su pasión, su manera de descubrirse y de afrontarse, sus reacciones, sus miradas, su valor. Porque Elio es valiente. Mucho. La interpretación de Timothée Chalamet es magistral. Te la crees de principio a fin. Ves como hace madurar al personaje, como lo hace vibrar. Tremendo. Y los créditos finales de la película, esos minutos en los que está en cámara, sin hablar, sin moverse, solo sintiendo y haciéndote participe de sus sentimientos… pufff, te hacen estremecer. Impresionante.

El resto de secundarios están, a pesar de que no tienen muchos minutos, perfectamente retratados. Marzia, atrevida y frágil. La madre, de mirada afilada y mente despierta. Chiara, pobre ilusionada. El padre, erudito y tranquilo. Mafalda, la cariñosa nana.

Imagen de Call me by your Name

Cosas que me chirrían…

La manera en que están rodadas algunas escenas. No la soporto. Gran parte de la película son paisajes. Precisos, reveladores, idílicos… pero en muchas ocasiones la secuencias están rodada con la “cámara en mano” y me marean! No lo soporto. La vibración de la imagen, el que gire vertiginosa mostrándonos un paisaje en 360º, que se acerque a algo a una velocidad demencial y con sacudidas… es horrible. No puedo con ello. Es como montar en una montaña rusa. Sí, entiendo (o creo entender) porque el director ha usado esta manera de grabar, se supone que con esa “naturalidad mareante” trata de mostrarnos un poco como se sienten los personajes, la pasión vertiginosa que viven, el mareo ante el descubrimiento, al vibración de sus sexos… pero joder, ¿no podía haberlo hecho con un travelling óptico que no maree tanto? O con un Dolly in… no sé, hay mil maneras de rodar que no me hacen sentir vértigo… puff.

Y otra cosa que me ha chirriado es tabaco. Todos los personajes se pasan toda la película con un cigarrillo en la mano. Literalmente. A ver, entiendo que en esa época todos fumábamos, pero es que en todas las santas tomas hay alguien (o todos) con el cigarrillo en la mano. Es exagerado. Tal y como fuman, por lo menos consume cada uno cuatro paquetes diarios… me resultó molesto, la verdad.

Conclusiones:

Necesitaré verla un par de veces más antes de tener bien claro todo lo que me ha hecho sentir, pero así, con esta primer toma de contacto, le doy un 7/10 (sigo pensando que el principio es muy lento y las secuencias cámara en mano, horrorosas)

Ficha de la película en Cineol: Call me by your name

(Todas las imágenes de esta entrada las he sacado de Cineol.net)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s